Katherine Leyton Mansilla

Recuerdos del Futuro

Este trabajo en proceso es una colaboración transdisciplinar de arte sonoro, animación digital, diseño teatral, y performance agenciada desde R.A.R.A Plataforma, iniciada por el deseo de diseñar procedimientos de fabricación de recuerdos que puedan ser puestos en escena mediante animación, mapping, construcción de maquetas, proyecciones audiovisuales, video performances, paisajes sonoros, plataforma zoom, entre otros medios. Tomando como referencia la palabra Solastalgia, neologismo que describe una forma de angustia, estrés mental o existencial causado por el cambio ambiental, proponemos crear una reconstrucción artificial de lugares y momentos que fueron habitados por alguien y que sólo existen en la persistencia del recuerdo. El contexto de la pandemia nos hace reflexionar respecto a cuáles son los nuevos espacios de construcción en las artes escénicas y cómo las plataformas digitales pueden convivir o volverse un nuevo medio creativo de dramaturgias contemporáneas. Nos interesa investigar la interacción performativa con los nuevos medios, haciendo aparecer escenas híbridas que contienen las inquietudes sobre la presencia, lo real y la ficción, la memoria y la interacción con los nuevos espectadores virtuales. Lo que aquí presentamos es un videoarte fruto de el proceso de residencia LED realizado el 2021 por el centro cultural Chile-España.

Valentina Wong Aguirre

Ren

Ren es un ejercicio coreográfico, una instalación escultórica móvil, que deviene de un imaginario futurista del cuerpo cyborg, utilizando como medio la recolección e investigación tanto de movimientos, como de objetos, que a su vez componen una armadura. Propone así la conformación de un “nuevo ser” creado por capas de distintos cuerpos y por arquitecturas internas y externas que busca la vida mediante el movimiento y las capacidades materiales de un exocuerpo. El concepto se conforma mediante diálogos, especulaciones, alucinaciones y ficciones sobre futuros posibles en visión femenina. Un futuro donde la resiliencia cyborg prevalece, en adaptación como respuesta a nuevos ambientes.

TZUHAN HUNG

Tiempo tangible

Planteo una acción, un reto de tener dos nueces en una mano sin desprenderse de ellas durante los cuatro días de las jornadas, hasta el último día que compartiremos la experiencia. Una experiencia de la continuidad y de la repetición, un tiempo tangible, casi material. Una serie de gestos: Un cuerpo que permanece en el presente, tratando de sostener las nueces con una mano. Una mano que juega con las nueces, las arrulla, rota y pule. Un proceso de curación de un objeto con el aceite y sudor propios. Un tiempo visible en las escalas de colores que evidencian su transcurso.

Magnolia Sánchez Deschamps y Shei Amaro

#Nodominican

#Nodominican es una propuesta audiovisual que busca reflexionar sobre los estereotipos y el uso del lenguaje con respecto al imaginario social sobre los dominicanos y dominicanas en el ámbito global. En este sentido, pretendemos generar una participación psicológica con el espectador mediante voces, recuerdos, imágenes y texturas para evocar la memoria colectiva en torno al tema.

Santiago Crespo Caurin

Cartografías del polvo

La muestra pretende visibilizar a modo de instalación expositiva tanto la investigación propia de mi doctorado como mi propia práctica artística. Trabajando con diferentes conceptos, destacando: Archivo, memoria, ausencia, habitar o experiencia. Para ello pretendo llevar los materiales obtenidos a un espacio expositivo disponiendo en una vitrina los diferentes elementos: fotografías, mapas, archivos sonoros, fragmentos de las construcciones, cuadernos de campo y demás materiales generados a lo largo del proceso, como documentos o elementos de uso cotidiano que aún se conservan. Una forma de dar a conocer al visitante la importancia del lugar de estudio, con los materiales obtenidos y la vinculación personal.

Paula Sicilia

«In Situ» – Episodio II de la Trilogía Viaje al Origen

«Genealogía es el lugar del ahora. Es el escarbar en mis memorias existentes e inexistentes. Es el traspaso de esas memorias a mi cuerpo/territorio en un espacio tiempo en donde este cuerpo/territorio vive un proceso de des-contracturamiento seguido por un contracturamiento y así sucesivamente… Me refiero a ese músculo que nos habita y que nos moviliza: el corazón, el piuke. En este proceso, que no sigue un orden lineal, mi mirada, mi habla, mi comunicación, mi estar no saben cómo expresarse. Las palabras se vuelven pequeñas, no alcanzan. ¿Pero qué hago entonces si mi manera de comunicar desde hace ya un tiempo ha sido la palabra? Genealogía es este momento en donde no sé muy bien cómo estoy, es un devenir del pensamiento, son palabras, son sonidos que me acompañan justo en ese momento antes de dormir. Es ese silencio que viene de mi Genealogía como un tambor que resuena, como la tierra que despierta. Será el intento de un concierto, una exploración polifónica de voces, como una verborrea que responde a ese no saber cómo comunicar»

Patricia Jorge Hernández

Mukbang

¿Qué pasa si comes sola y la experiencia te resulta desalentadora? El movimiento llamado Mukbang comenzó en 2010 con la necesidad de paliar esa soledad y que a lo largo de los años se ha ido degenerando. Actualmente la tendencia se basa en la ingesta desmesurada de comida, que resulta incorpora los placeres indirectos de ver a alguien cocinar y comer; la emulsión del entretenimiento; el embrollo de los roles de género tradicionales; y la ambivalencia hacia unos estándares culturales de cuerpo, consumo y salud.

Óscar Valero Sáez

La línea bien temperada. Visualización de los distintos procesos de formación de las composiciones musicales de J.S. Bach y John Cage. Silencio, Música y Tiempo

El motivo de presentarme al encuentro de investigación en artes: Porosidades, reside en mostrar como las diferencias experiencias personales y las distintas vinculaciones con territorios remotos han influido y se han filtrado en la investigación «la línea bien temperada» en la que llevo más de 15 años involucrado. La oportunidad de disponer tiempo y espacio para pensar han esponjado y abierto una investigación que comenzó de manera más técnica y estructurada desde el ámbito del diseño y la arquitectura. “La línea bien temperada” Es una visualización de los distintos procesos de formación de las composiciones musicales de J.S. Bach y John Cage y Arvo Part. El proyecto sumerge la estructura compositiva al espacio plástico con trazos lineales, manchas de acuarela contenidas en una retícula… en busca de la arquitectura de la composición musical y del espacio vacío que ocupa. Son intentos de elaboración de pequeñas intervenciones audiovisuales para habitar el interior de un texto musical y expresar la belleza que se esconde en su interior. Las distintas representaciones formales son libres y ofrecen infinitas posibilidades. El medio, el soporte, la técnica empleada reflejarán la configuración básica de dichas piezas. Y serán permeables al contexto donde se han generado. De este modo la música -apreciable tan solo por el sentido auditivo- se introduce en el plano visual, permitiendo revelar el espacio físico que ocupa.

Natalia Salazar

Entre el cuerpo expandido y la escultura efímera.

“Debemos hacer hincapié en la fisicidad de la producción y la recepción de la obra artística. Es decir, debemos remarcar el papel del cuerpo a la hora de hacer y de experimentar el arte. El arte debe enseñarnos las formas de conocimiento del cuerpo. El cuerpo aprende primero a través de la actividad. No de los conceptos” Bruce Elder. Cita del filmmaker Bruce Elder recogida en Xcèntric Cinema, Conversaciones sobre el proceso creativo y la visión fílmica. Gonzalo de Lucas (ed). VVAA. Terranova y CCBB. 2018, p. 291. El proyector de cine se traslada al cubo blanco. Silencio en primer lugar para dejar paso al ruido del motor y de las bobinas metálicas girando. Un par de focos con gelatinas de colores desdibujan el espacio expositivo reconvertido. En el suelo, se pueden ver bobinas, algunas latas, unas tijeras, cinta, la bobinadora y la empalmadora de 16mm que nos trasladan al estudio del artista, nos hablan del proceso. Las imágenes proyectadas en loop son formas abstractas, intervenidas en la propia película. Palabras fragmentadas, o incluso sílabas, se proyectan sobre lo que aquí se plantea como la no-pantalla. El espacio no dispone de butacas, no es un cine, ni una sala de exposiciones, es un espacio que ocupan los cuerpos: artista, público, haz de luz, proyector, película. Cómo se mueven, qué hacen, a dónde dirigen su mirada y cómo todos ellos afectan el espacio. Esta es la premisa, la semilla de la propuesta que se articula como un proceso de investigación a partir de la práctica. Un proceso abierto. Para ello, planteo a partir de estas ideas, trabajar en el espacio durante varias jornadas previas al encuentro para desarrollar/elaborar la acción. Tal vez se pudiera articular en un primer momento como una instalación en la que en un momento concreto suceda algo más allá de lo expositivo. Para el proceso de investigación se plantean las siguientes premisas: -Acercamiento/estudio del espacio expositivo, cubo blanco, desde la ocupación con el cuerpo del artista/operador y con el cuerpo fílmico y lumínico. -Proceso abierto de investigación basado en la práctica. Este se irá trabajando y esculpiendo desde el momento del cierre de la convocatoria y hasta que se celebre. -Se emplearán elementos de cine analógico como 2 proyectores de 16mm, varios loops de film intervenida con pigmentos, así como algunas fuentes de iluminación con gelatinas de colores…. -Trabajar desde distintas acciones para afectar/estar en el espacio: Accionar, observar, operar, parar, apagar, intervenir, escuchar, moverse, re-observar, parar, encender, contemplar, apagar.

María Pía Troglio

Te doy mi palabra

El proyecto comenzó a partir de un texto extraído de los diarios de mi madre y la necesidad de llevar adelante una investigación (muy práctica y de reflexión) para el TFM. Un texto, al que puedo tratar solo desde su estructura ya que le prometí a mi hermana que no iba a revelar el contenido. Me guardé los diarios al desarmar su habitación y me los traje a España. En una clase online del Máster que compartimos con Ana Pol surgió el concepto de lenguaje como agente de “coerción”. Como un dispositivo que empuja a situarnos y a revelar parte de nuestra historia o procedencia o parte de nuestras identidades. Observando las palabras del texto de mi madre me detuve en algunas en particular. El carácter de agente de “coerción” se activa en la manera de pronunciarlas. En Buenos Aires (y no en toda Argentina) hacemos una pronunciación de la LL y la Y que recuerda la onomatopeya del silencio. Algo así como SHHH. Es un sonido que automáticamente me sitúa en un territorio. Encontré, entonces, una conexión entre el no decir y el decir sólo estas palabras que evocaban un pedido de silencio. Como ramificación del texto rescato el evento que implica el “dar la palabra”. Plantea o inicia una performatividad del lenguaje, como así también, su posible carácter contractual y de temporalidad. Hay un alguien que espera un algo de otro alguien. Se comparte un tiempo procesual esperando un resultado específico. Mi promesa se reduce a no compartir el contenido de los diarios. ¿Qué pasa con la promesa si utilizo el texto, como ya dije, en su forma y no en su contenido? ¿Qué contiene el texto? ¿Qué pasaría si revelo solo unas palabras? ¿Qué posibilidades brinda el escrito más allá de su contenido? ¿Cómo podemos compartirlo? Para indagar en estas cuestiones propuse, un campo de imagen (en formato video) en donde leo en voz alta el texto ya transcrito de mi madre. Lo leo pausado, pensando en lo que dice, dejando que se me atraganten las palabras. Me detengo, tal vez mucho, en esas palabras en las que ahora solo escucho SH. Las destaco con otro color en las oraciones. Mi búsqueda está en una especie de loop que intenta darle entidad y a la vez dejar atrás un duelo que parece eterno por no tener certezas. Son preguntas enmarañadas en definitiva. Continuando con el video, el sonido y la imagen están cortadas, me quedo solo con los segundos en donde pronuncio estas letras. Como en una especie de acordeón, se genera un encadenamiento sin silencios de SHHHS. El texto intervenido se convirtió en partitura para generar la acción. Detrás de la capa de corrector hay una cadena de palabras que podrían explicar o desvelar cuestiones íntimas familiares, si fuese así, faltaría a mi promesa. La imagen del texto queda en una especie de escalera de palabras que comparten letras, que se repiten casi metódicamente en el texto. YO ELLOS ALLÁ CALLAR YO YO YO YO LLEGA YA AYUDÉ ELLOS LLEGUÉ YA . Hablan de lugares, de tránsitos, de otras personas y de ella misma. Anticipan de forma simple y por acumulación un lugar donde ir, una persona que va y otras que atraviesan el movimiento. Luego de las caminatas y los desvíos intenté unir las correntadas del proyecto en un dispositivo comestible. A raíz de las palabras borradas o descartadas, decidí guardarlas dentro de caramelos de miel utilizados para cuidar la garganta. La receta es de mi madre y la copió de unos caramelos que compramos de vacaciones en Colonia, Uruguay. Miel, Azúcar y limón y cuidadosamente verterlo como gotas y esperar que endurezca. Cada caramelo llevaba dentro una palabra, podía ser chupado y digerido, podía también ser un recuerdo o un souvenir. Las palabras podían volver a la garganta y al estómago transformando su materia, o quedar cristalizadas dentro del azúcar.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar